Arte, Galerias

LUMÍNIC. Marc Vidal nos habla de la fiesta de la fotografía. Artículo de Àlex Salas

9 de junio de 2022

Del 11 de junio al 17 de julio la ciudad de Sant Cugat será sede del festival Lumínic. Sumando una tercera edición, la fotografía de autor tiene cita con todos los rincones y centros culturales de la ciudad catalana. Iniciativa codirigida por tres amantes de la fotografía, Amanda Bernal, Bernat Millet i Marc Vidal, Lumínic se quiere un festival que acerque la fotografía a la cotidianidad. Por ello, las exposiciones se encuentran en la calle y muchas actividades son de acceso libre. 

Para la apertura de esta fiesta de la fotografía, entre los eventos clásicos de las ediciones anteriores, además de la inauguración con la visita guiada que tendrá lugar al Museo del Monasterio de Sant Cugat el próximo venidero 11 de junio a las 12h. El mismo día a las 17:30 tendremos la oportunidad de asistir a la mesa redonda sobre el proceso creativo con los artistas que participan en el conjunto del festival (Camila Oliveira, Daniela Pafundi, José Luís Carrillo i Ludwig Nikulski).

Además de los artistas de la mesa redonda, Lumínic alberga las exposiciones de muchas otras personas. En Sant Cugat los meses de junio y julio podremos encontrar exposiciones de Laura Wilson, José Luís Carrillo, Ludwig Nikulski, Daniela Pafundi, JM Ramírez-Suassi, Bigas Luna, Camila Olivera, Verónica Losantos, además de organizaciones como la de Ruido Foto, el Archivo Nacional de Cataluña, o las Escuelas de diseño y fotografía así como, la facultad de bellas artes de la Universitat de Barcelona.

Si bien las ediciones del festival suelen tener una temática, como por ejemplo la del 2021 que focalizaba la línea fina entre el mundo onírico y el real, la física cuántica. Desde la primera edición el 2019, Lumínic escogió convertir la fotografía contemporánea en la reina de las calles de Sant Cugat, conglomerando un montón de apasionados, profesionales, y actividades específicas para dar peso a una de las formas de arte más accesibles de la actualidad. 

Hablamos con uno de sus codirectores, Marc Vidal sobre la edición de este año.

La temática del festival, la perfila la denominación diáfana del (no)límites”: 

“remite precisamente a la intención generalista que siempre ha tenido el festival. Para no encorsetar ni excluir ninguna conceptualización de la fotografía de la agenda del festival. Lo que siempre hemos buscado desde la dirección de Lumínic es dar importancia a la interpretación del artista. De hecho, el festival se construye a través de la selección de los artistas participantes en cada edición. Por eso esta hace homenaje a la disolución pero también a la presencia de ciertas limitaciones: las mentales, el género, las condiciones sociales, y podríamos seguir. Además, hoy en día, seguramente en estrecha relación con la pandemia, en la realidad digital que está gestándose resulta difícil limitar un evento como este a una fotografía social o una que fuera artística en esencia. Queríamos construir un festival a través de todas las interpretaciones de la fotografía, buscando un equilibrio.”

Si tuvieras que escoger un artista:

“Laura Willson, por lo que representa ella como profesional. En la década de los setenta fue asistente de Richard Avedon cuando él construía “In the American West” y de aquí nació el proyecto que presenta en Lumínic “Avedon at work”. Hace años que se habla de ella y es una fotógrafa admirable, desgraciadamente no puede atender ninguno de los acontecimientos que que organizamos en Lumínic.”

Una exposición predilecta:

“Por mencionar una, porque idealmente no me querría perder ninguna de ellas, en el Centro de arte Maristany habrá una exposición de un colectivo de artistas originarias de Argentina, la exposición la ha comisariado Daniela Pafundi. Pero, como te decía, hay otras muchas como por ejemplo la convocatoria que ha abierto el propio festival este año. El resultado ha sido la participación de Verònica Los Santos y diez otros accésit de la galería Erai. También, recomendaría la exposición de Bigas Luna, ella es cineasta, pero recientemente se está valorando su trabajo fotográfico. Además, la edición de este año está llena de colaboraciones. Para nosotros es especial también el concurso organizado con ARTE FOTO BCN. El ganador de este año es Ludvik Nikulski, un artista con mucha intuición.”

Del mismo modo que la edición anterior se organizó una exposición al MNAC, cuál es la actividad periférica que funcionará como anzuelo, o eco del festival de fotografía situado en Sant Cugat? 

Este año hemos querido orientar la idea desde una perspectiva diferente. No organizamos ninguna actividad sino que hemos propuesto a la asociación de Galerías de Arte de Cataluña que colabore con nosotros. Muchas de las galerías asociadas se han animado haciendo una exposición específicamente de fotografía durante el tiempo que Lumínic estará presente en la ciudad. El resultado ha sido un circuito de galerías de ciudades diferentes: A34, Anquin’s Galería de Arte, Espacio Artur Ramon, Espacio Cavallers, Espronceda Institute of Art & Culture, La Galería, Lorena Ruiz de Vila Contemporary Art, Pigment Gallery, Rubén Torres Art Gallery, Sala Rusiñol, y Villa del Arte. Las entendemos un poco como actividades satélite que nos permiten condensar el interés en esta técnica artística durante el principio del verano. 

Querría que me hablases algo más de la editorial que lleva el nombre del festival:

De la idea de la editorial tuvo la culpa la limitación temporal y espacial del festival. Las otras personas que dirigen el proyecto conmigo y que también son unas apasionadas de esta modalidad artística nos animamos a crear una plataforma de fotografía que estuviera operativa todo el año. De aquí la faceta de galería en línea y la de la editorial. 

De hecho, este año dos proyectos de fotolibro son “Los hijos del ciervo” de José Luís Carrillo, que trata la cultura celta del norte de la península. Y también la colaboración con Setba y Marta Fàbregas que consistía en hacer talleres de fotografía en centros penitenciarios. El libro que edita Lumínic son retratos de mujeres que sufren violencia de género. Para hablar de ello extensamente en el programa del festival se han incluido las presentaciones de los dos libros fotográficos.

A través de los talleres, ¿han pensado a dar consistencia al fenómeno editorial que acompaña el festival? 

No hemos pensado de una manera teleológica pero sí que tenemos muy presente de la importancia que tiene el fenómeno del libro fotográfico y que puede aglutinar el interés del público. Al fin y al cabo, lo que buscamos con Lumínic es acercar la cultura al público y el público a nuestra pasión por la fotografía en todas sus vertientes.